27.1 C
Salamanca
martes, agosto 4, 2020

Mahia Macías, cuando el fútbol lo puede todo

Must read

Los nuevos casos de COVID-19 se desbocan en Castilla y León: 159 positivos, 10 en Salamanca

Si esto no es una segunda ola de COVID-19, mucho se le parece. Según los datos que acaba de hacer públicos la Consejería de...

Se va El Santo: Iker Casillas anuncia su retirada definitiva del fútbol

Solo era cuestión de tiempo. Iker Casillas llevaba más de un año, concretamente desde el fatídico 1 de mayo de 2019, sin jugar al...

Roomba S9: el robot que os ayudará a limpiar vuestro hogar

En diversas ocasiones, seguramente habéis estado fuera de casa, disfrutando de un rato agradable haciendo alguna actividad con vuestra familia o amigos. Pero al...

Ya no hace falta imaginarse a los protagonistas de una novela, el mundo de la ficción lo hace por ti

La literatura y la ficción siempre han ido de la mano. Son muchas las series y películas basadas en novelas, pero también novelas que...

MÁS FÚTBOL. Mahia Macías ha hecho historia en el fútbol de Uruguay. Con tan solo 7 años ha revolucionado un Clásico de la categoría masculina de infantiles. Fue Mahia la que metió gol y la única chica en haber marcado en un partido entre Nacional y el Peñarol y, más que eso, en un choque de fútbol masculino. Ahora se encuentra en España para conocer a su ídolo y compatriota, Yamila Badell.

Mahia Macías juega desde los 4 años. Es la única niña en un equipo masculino. Pero es algo que no le impide continuar su sueño de jugar al fútbol y disfrutarlo. Así lo demostró en un Clásico entre Nacional de Uruguay y Peñarol. En aquel partido, Mahia Macías lucía el brazalete de capitana del Nacional por primera vez. Lo que no sabía es que iba a hacer historia minutos más tarde.

Con el número 20 a la espalda, el mismo que uno de sus ídolos, Álvaro Recoba, marcó el gol de la victoria para el Nacional (2-1). Se convirtió así en la primera niña en conseguir un tanto en un Clásico y darle el triunfo al equipo de Federico García. No era un partido cualquiera y ella dejó su huella para siempre.

Yamila Badell, su referente

La historia de Mahia Macías ha sobrepasado continentes. El Banco Santander ha hecho realidad su sueño de poder entrenar en el Club Deportivo Tacón con Yamila Badell, su ídolo y referente. Actualmente, la niña se encuentra en España disfrutando de esta gran oportunidad. La pequeña de 7 años tiene claro que quiere seguir sus pasos y que no ha habido mejor formar de hacerlo que conociéndola.

Mahia llegó a Madrid el pasado 1 de marzo. Durante días pudo hablar, jugar y disfrutar de los consejos de Yamila Badell. Además, pudo ver un partido del Tacón frente al Atlético B, con Yamila de titular y victoria incluida (3-1).

Sin duda, una historia que ha dejado maravillados a todos y que demuestra que la edad no importa para jugar y, mucho menos, el género. El fútbol lo puede todo.

- Advertisement -

More articles

1 Comentario

Dejar respuesta

Deja tu comentario!
introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisement -

Latest article

Los nuevos casos de COVID-19 se desbocan en Castilla y León: 159 positivos, 10 en Salamanca

Si esto no es una segunda ola de COVID-19, mucho se le parece. Según los datos que acaba de hacer públicos la Consejería de...

Se va El Santo: Iker Casillas anuncia su retirada definitiva del fútbol

Solo era cuestión de tiempo. Iker Casillas llevaba más de un año, concretamente desde el fatídico 1 de mayo de 2019, sin jugar al...

Roomba S9: el robot que os ayudará a limpiar vuestro hogar

En diversas ocasiones, seguramente habéis estado fuera de casa, disfrutando de un rato agradable haciendo alguna actividad con vuestra familia o amigos. Pero al...

Ya no hace falta imaginarse a los protagonistas de una novela, el mundo de la ficción lo hace por ti

La literatura y la ficción siempre han ido de la mano. Son muchas las series y películas basadas en novelas, pero también novelas que...

Las risas del sábado fueron sudor el domingo

El miércoles, tirada corta de media hora a las siete de la tarde y por supuesto que todavía hacía calor, pero en lo que...